Grabar a su acosador y difundirlo puede llevarle a la cárcel