¿Enseñar a los niños a compartir o a marcar los límites?