El catalizador de tu coche, objeto de deseo de los ladrones