Fina lleva ocho años reclamando a la administración por una negligencia médica