Las enfermedades falsas también son motivo de espionaje