Castle y Beckett están locos...