Rosa y Jose Luís no tienen ni trabajo ni recursos pero sí ganas de trabajar