Isla Margarita, la válvula de escape de los caraqueños