En una 'Boda en Islandia' no hay cáliz, hay un cuerno vikingo