Koh Lipe, cambio oficina por paraíso