Ni mucha nieve, ni mucho sol