Voluntarias: “Europa les está tratando mal, pero nosotras les recibimos con abrazos”