Meritxell se atreve con el reto de darle un masaje a un cliente del prostíbulo