Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El plan para despistar al guardia civil funciona, hasta que él sospecha de algo

Pilar y Diego, el marido de Marta, se hacen pasar por una madre y un hijo que acaban de heredar la finca donde se refugian los fugitivos. Aunque parece que el plan ha funcionado, el agente empieza a sospechar. “¿Dónde han dejado su coche aparcado?”, pregunta.