Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

‘Simpa’ en Cantabria: 20 personas se marchan sin pagar de un restaurante

El propietario del restaurante Los Arcos, situado al lado de una estación de servicio de Anero, Cantabria, sufrió uno de los percances más desagradables que se puede tener como restaurador: vio como un grupo de 20 personas se marchó sin pagar de su establecimiento.

“Ha sido muy rápido. Les servimos el postre y el helado a todos y se salieron a la carrera”, ha explicado Alfonso Carlos Fernández, propietario del restaurante, en declaraciones que recoge El Diario Montañés. Así, ha detallado que los autores del ‘simpa’ eran de nacional española y que tenían entre 25 y 40 años, llegando incluso a estar con alguno de sus hijos.
Pero Alfonso Carlos estuvo rápido, y al comprobar que el grupo de 20 personas se marchaba de su local sin pagar, apuntó la matrícula y el modelo de unos de los vehículos en los que se marcharon. De este modo, y tras contactar con la Guardia Civil, los autores del ‘simpa’ pudieron ser localizados en poco más de 10 minutos.
Finalmente, parece que será la madre de una de las personas que realizó la fuga sin pagar la que se hará cargo de la cuenta de la comida. “Nos ha dicho avergonzada que ella se encargaba, me ha llamado para pedirme perdón y para decirme que este sábado se pasará por aquí”, ha relatado el propietario del restaurante.
DOS RESTAURANTES DE LEÓN YA LO SUFRIERON RECIENTEMENTE
El pasado mes de marzo dejó en León dos casos similares, aunque de mayor importancia debido al número de comensales de cada caso. El primero tuvo lugar en un restaurante de Ponferrada, en donde 150 personas se marcharon sin pagar una cuenta de 10.000 euros; mientras que unos días después, en un hotel de Bembibre, 120 personas realizaron un ‘simpa’ dejando una deuda de 2.000 euros.