Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Andrés sorprende a Laura con un anillo de compromiso en 'Mejor llama a Pilar'

Pilar se enfrenta en esta entrega a una pareja cargada de energía negativa que necesita convertirse en positiva. La forman Laura, de 24 años, y Andrés, de 35. Llevan juntos 7 años y tienen dos hijos en común. Son del mismo pueblo y desde el primer día en que empezaron a salir, todo fue muy rápido. El exceso de velocidad amenaza con descarrilar la relación y Pilar tendrá que poner todo su empeño en frenar su inercia al insulto, la crítica y el desprecio.

La incapacidad de Laura y Andrés para compaginar trabajo y familia provoca infinidad de reproches y malos modos. A sus incontables faltas de respeto se suman la obsesión de Andrés por ganar dinero y la exigencia de Laura por pasar más tiempo juntos en casa.
Aunque Andrés quería casarse, ella nunca dio el paso final. Ahora están al borde de la ruptura. “Lo que más me duele es que no valore nada de lo que le estoy dando”, dice Andrés. Por su parte, Laura defiende que el dinero y la comida no lo es todo. “Yo necesito un padre que no esté siempre fuera o pendiente del móvil”, dice.
La situación entre Laura y Andrés es casi insostenible. La pareja discute a la mínima ocasión. Laura le dice a Andrés que va a ir a teñirse el pelo y ambos terminan faltándose al respeto. "Si quieres vete al dentista como a tomar por c… ¡Vete al carajo!", grita él antes de marcharse dando un portazo.
Abuela de Laura: "Andrés nunca me ha gustado para mi nieta"
Laura y Andrés tienen dos casas, la vivienda habitual y una en construcción en el campo, pero ninguna tiene la cocina condicionada. Todos los días recogen la comida en casa de la abuela de Laura. Allí, ellas participan en una discusión en la pareja.
Los reproches de la familia de Laura perjudican a la pareja
La madre y la abuela de Laura no solo son testigos de sus broncas, sino que han vivido la relación desde el principio. Aunque no les guste Andrés, las dos deben comprender que es la elección de Laura y sus reproches perjudican a la familia. Para que se den cuenta, Pilar propone un ejercicio en un desguace de coches. 
Andrés es incapaz de hablar después de ver imágenes de sus discusiones con Laura
La psicóloga les muestra imágenes de sus primeras discusiones. “Lo primero que pienso es que esto lo están viendo los niños. Esto no es cariño ni es nada. Son dos personas que no tienen sentimientos el uno por el otro”, dice Laura. Andrés no puede hablar, las lágrimas se asoman por sus ojos.
Laura y Andrés han avanzado mucho, pero se encuentran en una situación complicada. Ambos sueñan con una situación maravillosa, pero están continuamente exigiendo que el otro cambie. “Quiero que os toméis un tiempo para reflexionar y penséis si estáis realmente  dispuestos a cambiar”, les dice Pilar. Si Laura y Andrés quieren luchar por su recuperación, deberán cambiar su comportamiento, dejar atrás ciertas actitudes y cambiar rutinas. Solo así podrán seguir juntos.
Un final inesperado... Andrés, a Laura: "Quiero que te cases conmigo"
Las segundas oportunidades existen. Ese es el caso de Laura y Andrés, que estaban en una situación casi insostenible. En la playa Matalascañas de Huelva y con Pilar Cebrián como testigo ambos intercambian compromisos y Andrés sorprende a Laura con un anillo de compromiso que llega volando en un dron. “Te pido perdón por todo el daño que te he hecho y quiero que este símbolo te dé el valor que le doy yo para decirte que te quiero y deseo que te cases conmigo”, dice él.