Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los 10 problemas de una pareja en crisis

Pilar Cebriáncuatro.com

Que una pareja tenga problemas no es nada nuevo. Cada persona está compuesta de un montón de variables de personalidad, hábitos y creencias diferentes y resulta complicadísimo que dos personas se complementen en su totalidad. De esos pequeños conflictos internos se desgranan los conflictos que, en función de la intensidad que les demos, terminan desarrollando una crisis real que debilita la relación hasta llevarla a un punto crítico.

Los principales problemas que llevan a este desenlace son:
1. Las familias: Cada uno llegamos a una relación con una mochila cargada de otras personas de nuestra familia origen. Es un error que genera un conflicto muy habitual, intentar que el otro quiera a los nuestros como lo hacemos nosotros. En el momento que nos emparejamos debemos crear un núcleo independiente de esa familia origen, normas de convivencia nuevas y creadas desde cero entre los dos.

2. La convivencia: Compartir el mismo territorio puede convertirse en una trinchera si no se establecen pactos. Cada persona tiene unas costumbres y manías y hay que aprender a respetar los ritmos del otro. Para ello es necesario establecer criterios en dicha convivencia en lugar de imponer unas normas individuales.

3. La educación de los hijos: Tener hijos es estresante a la par que muy gratificante. Escuchar llorar a los hijos o pelearse genera un caldo de cultivo de nervios que puede desembocar en conflictos mayores. Es importante sentarse a planificar como se va a reaccionar en cada momento y qué tipo de normas se va a instaurar con los hijos.

4. La imposición: Muchas parejas cometen el error de intentar imponerse por encima del otro. Es importante respetar a cada uno como es, porque así llegaron a nuestras vidas. Intentar hacer al otro a nuestra imagen y semejanza nos frustrara y hará que el otro se sienta menospreciado.

5. Las mentiras: Las mentiras contaminan la relación, sean del tipo que sean. Las infidelidades son muestra de ello, pero no debe darse ningún tipo
de mentiras. La pareja debe crecer en la confianza y cualquier tipo de mentira llevará a sentirse traicionado.

6. Los reproches: Los reproches son un recuerdo constante de un conflicto pasado. Si hemos decidido pasar página, ha de hacerse con todas las consecuencias. Perdonar es olvidar.

7. Las faltas de respeto: Que estemos en confianza no quiere decir que nos podamos comportar sin límites. Las faltas de respeto merman la relación y nos habituan a una forma de comunicación con el otro que no es nada productiva.
8. Las jerarquías. En una relación, nadie es más que nadie. Cada uno cumple su tarea. Establecer jerarquías por género o por quién lleva el dinero a casa minimiza la autoestima del otro y distancia a la pareja.
9. Los gritos: Gritar no es comunicación. Es ruido. Jamás se llegara a acuerdos que beneficien a la pareja con gritos.
10. Las dependencias emocionales: Tu pareja tiene que ser una parte de tu vida pero no ocupar la totalidad, porque entonces se difuminan los límites y terminas perdiendo de vista tu propia persona.

La lista de problemas actuales en una relación puede ser interminable. Si es cierto que existe una variable común a todas ellas y es la comunicación. Si se aprende a establecer unas pautas de comunicación sana todos estos conflictos se pueden resolver de manera exitosa para que la relación continúe creciendo adecuadamente.