Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pilar Cebrián, la 'coach emocional' de Cuatro: “Las infidelidades pueden perdonarse”

Tras una larga trayectoria de programas de ‘coaching’, Cuatro estrenará muy pronto una nueva entrega en la que el foco de conflicto será la crisis de pareja, un género que todavía no se había trabajado. La cadena ha esperado hasta encontrar a la persona idónea para mediar en las relaciones amorosas y lo ha hecho; se trata de Pilar Cebrián, una psicóloga especializada en este tipo de problemática que ha salido de su clínica para tratar directamente a las parejas en el ‘campo de batalla’.

Los reproches, los celos, la neurosis que están causando las redes sociales, la traición, la baja autoestima, la relación con los suegros, con los cuñados… Estos serán los conflictos principales de las parejas que, antes de dar su relación por perdida, han decidido llamar a Pilar. “Si hay amor, hay que darse una segunda oportunidad”, ha afirmado la coach en la rueda de prensa del programa, donde también ha explicado cuál será su función en este formato:
 “Voy a trabajar con seis parejas que vienen con una base fundamental: los dos, de verdad, quieren salvar y continuar con su relación. Lo quieren por sí mismos, no por condicionantes externos como los hijos, o la falta de dinero para mudarse a otra casa, la costumbre, o la comodidad. Ellos realmente se quieren muchísimo, pero sus problemas han traspasado ya un umbral en el que necesitan la intervención de un profesional”.
Mejor llama a Pilar
Por lo tanto, en este caso, tres no serán multitud a la hora de superar una crisis sentimental, pero, ¿pueden superarse los problemas de pareja como el engaño, el rencor o la infidelidad?  Tras muchos años de experiencia, Pilar asegura que sí: “Las infidelidades pueden perdonarse siempre y cuando el perdón vaya de la mano del olvido. Lo que no podemos hacer es caer en el reproche constante, algo que nos ha pasado durante el rodaje. He trabajado con parejas que con un pequeño reproche han encendido una mecha que tiraba por tierra todo lo que habíamos avanzado. Y hemos tenido que volver a empezar, pero ha sido un trabajo muy gratificante porque yo misma he sido testigo directo de su evolución, no es como en la clínica. Allí vienen después de la discusión pero ésta vez las he visto ‘in situ’ y eso me ha ayudado mucho a crecer tanto personal como profesionalmente”.
De acuerdo, los problemas de pareja pueden solucionarse si sus dos miembros realmente lo quieren pero, ¿cómo se solucionan?. “Lo más importante es fomentar la comunicación. La falta de comunicación es el punto de partida de todos los conflictos. Si, antes de engañar a tu mujer o a tu marido, le cuentas qué es lo que te ocurre, cómo te sientes o lo que no está funcionando, la necesidad del engaño puede desaparecer. Lo que yo hago es ayudarles a reconocer el problema, tanto a sí mismos como a los demás. Primero, deben hablarse y conocerse por dentro y, después, comunicárselo a sus parejas. Una vez que les he enseñado estas herramientas mentales y de conducta, les doy los mandos del coche. A partir de ahí, ellos son los que deben reconducir su relación. Y muchos lo consiguen, nunca hay que perder la esperanza”.