Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Carrie Mathison cambia de estrategia y se hace la encontradiza con el Sargento Brody

La agente de la CIA sigue obsesionada con que el Sargento Brody forma parte de la cúpula terrorista de Abu Nazir y, tras perder el permiso de seguir controlando a la familia Brody con cámaras, decide cambiar de estrategia y se hace la encontradiza con Brody durante una terapia de veteranos de guerra.

A pesar de los recelos iniciales, la familia del sargento Brody se prepara para convertirse en el centro de la atención mediática con una entrevista en exclusiva en televisión.
Dana Brody, la hija de 16 años, es reacia a hacer la entrevista. Para ella, todo se trata de un circo mediático, pero su madre le recuerda que deben hacerlo por el bien de la familia. Durante una tensa conversación, Dana le dice a su madre que todos, menos su padre, conocen sus infidelidades con el que fuera mejor amigo de su padre, el Capitán Faber: “todo sería mucho menos falso si no te follaras a Mike.
LOS BRODY, LA FAMILIA "FELIZ" AMERICANA

Dana empieza a comportarse de forma extraña y Jessica teme que cuente durante la entrevista la entrevista cuente todo lo que sucedió durante la ausencia de su padre y lo que sucede en su casa desde su vuelta.
La tensión puede cortarse con un cuchillo y la cámara empieza a grabar.


LA INFORMADORA DE CARRIE ES ASESINADA

Por otra parte, la agente Mathison investiga un plan de Al Qaeda para financiar un próximo atentado en suelo estadounidense. Para ello cuenta con la ayuda de Ingrid, la agente infiltrada que fue testigo del encuentro entre Abu Nazir y un príncipe árabe con el que mantiene una relación desde hace un año, pero los planes no salen tal y como ella espera.


PERSIGUIENDO A LOS SOSPECHOSOS

Tras mantener un interrogatorio con el príncipe árabe, el Ministerio de Defensa le da permiso a abandonar el país. Carrie se queda sin pistas, pero Saúl le recomienda que siga el rastro del carísimo collar de diamantes que el príncipe le regaló a Ingrid. Eso reduce las pistas a ocho hombres. Carrie está a punto de sorprender a uno de ellos.


LA CONVERSACIÓN BAJO LA LLUVA ENTRE CARRIE Y BRODY

Carrie pierde el permiso para seguir manteniendo las cámaras de grabación en la casa de los Brody, pero está obsesionada con el caso. Sigue a Brody hasta su primera terapia y decide hacerse la encontradiza.