Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Cómo identificar el auténtico atún rojo? ‘En el punto de mira’ descubre el fraude

España capturó el año pasado 3.500 toneladas de atún rojo. Nuestro atún es un producto delicatessen que no quitan de las manos y por eso es tan caro. Tanto que en la mayoría de establecimientos optan por el fraude y hacen pasar por atún rojo otro tipo de pescado. Por otra parte, el abandono de galgos tras la temporada de caza es solo la punta del iceberg y es que existen mafias organizadas que los roban, los explotan y los abandonan o los matan cuando ya no les sirven. 'En el punto de mira' ha investigado para tratar de buscar respuesta a todas las preguntas sobre ambos temas.

En 8 de cada 10 restaurantes no sirven atún rojo aunque lo sirven y etiquetan como tal. ‘En el punto de mira’ descubre el truco para que otras especies mucho más baratas como el bonito del norte, el atún patudo o el atún listado, parezcan atún rojo con su habitual color rojo: le echan un colorante natural. Para descubrirlo basta con rociar un filete con agua oxigenada para comprobar cómo pierde el color y suelta un líquido rojo.
Viajamos hasta Tarragona para ver el rancho marino en el que se pesca una buena parte del atún rojo que hay en las aguas españolas. Se llama rancho marino porque han convertido las aguas del mediterráneo en una piscifactoría natural. Cercan a unos 1500 ejemplares y los crían en cautividad para pescarlos a demanda. Pese a que podría ser una de las soluciones para la escasez de este producto, el 85% se exporta al extranjero.  
‘En el punto de mira’ habla con Ana Gordoa, investigadora del CSIC, para aclarar en qué momento se comete el fraude del atún rojo. Gordoa explica que el fraude es acumulativo a lo largo de los eslabones: en el mercado, en las pescaderías y en los restaurantes. El CSIC hizo una investigación sobre este fraude y de las 300 muestras que analizaron sólo 75 resultaron ser de verdadero atún rojo. Entonces, ¿que nos dan en su lugar? La investigadora afirma que incluso tratan a otras especies mucho más baratas para que parezcan el mejor atún del mundo.
El atún rojo es el más caro del mundo. Un filete de esta especia cuesta unos 25 euros, sin embargo en la mayoría de restaurantes y pescaderías nos venden otras especies haciéndolas pasar por atún rojo, ¿como lo hacen? El truco más utilizado es el jugo de remolacha. Tintan el atún claro, qué cuesta unos 12 euros cada filete, con este colorante y lo hacen pasar por atún rojo. Una técnica que hace que el consumidor escoja este intenso color rojo frente al qué tiene de forma natural.
El equipo de ‘En el punto de mira’ ofrece tres muestras distintas de atún a los consumidores. Entre ellas solo una es atún rojo. La mayoría de los encuestados elegirían la que tiene un color rojo más intenso, pero ¿es realmente atún rojo o el color engaña? ¿Con cuál te quedarías tú? Curiosamente, la muestra de atún rojo es la que tiene un color rojizo menos intenso, sin embargo la mayoría de los encuestados elegirían el que tiene un color más intenso. 
PERROS DE CAZA
Estas son las deplorables condiciones en las que vivían estos tres galgos utilizados por su dueño para cazar conejos y liebres. La unidad especial de la Policía le imputó al dueño un delito de maltrato animal. No es algo extraño en la Cañada Real de Madrid y es que en un año, la Policía puede llegar a incautar más de 200 perros por estar en estas condiciones: en zulos pequeños donde solo salen para cazar y rodeados de sus propios excrementos
‘En el punto de mira’ habló con David Jiménez, un galguero federado. David dice gastarse unos 2.000 euros al año para cuidar a cada uno de sus galgos y no recibe ningún tipo de ingreso por ello, los trofeo y la satisfacción personal de ganar únicamente. Desde la Federación culpan a los ladrones de galgos de ser los culpables del maltrato y abandono de estos animales. A él ya le han robado cinco veces.
Santiago es uno de los imputados por robo de galgos en el caso Harry. ‘En el punto de mira’ acudió a su caas, donde Santiago mostró orgulloso su perros e intentó convencer al equipo de qué es un criador de prestigio. Reconoce que gana miles de euros con la cría de galgos, más de 240.000 euros anuales. Sobre el caso Harry, sin embargo no quiere hablar y dice fue “un bulo que montó la Federación Española de Galgos”.