Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una indigente: "Es una vergüenza que nos quieran multar por dormir en la calle"

En los últimos años, los ayuntamientos de media España, han aprobado ordenanzas municipales de convivencia ciudadana casi idénticas. Madrid ha sido la última ciudad en adoptar este tipo de regulación y la polémica está servida. La alcaldesa Ana Botella ha decidido barrer de  las calles de la capital a los que se buscan la vida en ellas y ha puesto en marcha una ley con sanciones desproporcionadas.  En la capital se castiga con hasta 750 euros ofrecer bienes a los ocupantes de un vehículo, avisar de que viene la policía, solicitar servicios sexuales en la calle, escupir o tirar desperdicios al suelo, molestar al regar las plantas y sacudir las alfombras en la acera.