Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ocupan su casa y ella tiene que vivir en su restaurante con su hija y su madre

María Jesús está desesperada porque ha perdido su única fuente de ingresos. Una ex empleada ocupó su casa rural en Villamayor, Salamanca, y todavía no ha conseguido echarla. Con una madre con alzhéimer y una hija parapléjica se ha tenido que ir a vivir al restaurante de la casa rural mientras la justicia decide que la okupa se vaya de las instalaciones. A pesar de que hay una primera sentencia que afirma que la okupa presentó un contrato de alquiler falso, todavía hay un fleco legal pendiente que impide que María José recupere su negocio y por tanto su vida.