Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un traficante de armas que se anuncia en internet, en 'Diario de a pie de calle'

'Diario de a pie de calle' se pone en contacto a través de un anuncio por internet con un traficante de armas. Asegura que puede localizar cualquier arma y que actúa con discreción. Antes de que se haga efectiva la venta ilegal, la policía le detiene en la estación de Atocha, él asegura mientras es arrestado que es Guardia Civil y que las armas que posee son juguetes. Según la policía, "cualquier persona puede adquirir un arma de fogueo", además es muy fácil trucarlas, sólo hay que cambiarles el cañón y adaptar el cargador. Pero una vez modificada, "se convierte automáticamente en un arma prohibida", afirma el agente.

El equipo de 'Diario de a pie de calle' muestra lo sencillo que es conseguir un arma. En España hay cerca de 300.000 armas ilegales y la compra-venta se ha convertido en uno de los negocios más suculentos del mercado negro. "Es uno de los tres delitos que más dinero genera a nivel mundial junto a la trata de seres humanos y el narcotráfico, aunque somos el país con el índice de criminalidad más bajo de Europa. Pero las organizaciones criminales asentadas en España cada vez son más violentas y más peligrosas y se apoyan en tener armas de fuego como medio de autoprotección", asegura Marcos Vázquez, policía nacional.
A través de internet, el programa localiza a un traficante de armas. En el anuncio asegura que puede conseguir cualquier arma y con la máxima discreción. Las consigue en anuncios y de amigos que las coleccionan. En nuestra primera cita nos muestra que tiene una Beretta, otra es americana, una Colt Government; y el revólver Smith & Wesson. También trae balas de varias clases. Todo vale 5.000 euros.
Nuestra siguiente cita es en la estación de Atocha de Madrid y nos promete llevar cinco pistolas y la munición correspondiente: 150 cartuchos del calibre 22 y del 9. La investigación del programa descubre que la persona que trafica con armas es un agente de la Guardia Civil y es testigo de cómo la policía nacional le detiene con una mochila repleta de armas y munición. Él afirma que son de juguete, son imitaciones y que las ha comprado en una tienda.

Armas trucadas
En España comprar un arma de fogueo es muy fácil, ser mayor de edad y presentar el dni, no se necesita permiso de armas, "cualquier persona puede adquirir una arma de fogueo, no tiene que pasar ninguna prueba psicotécnica, ni antecedentes penales, ni policiales. Un arma de fogueo puede estar entre los 100 y los 300 euros y se puede adquirir en cualquier armería", explica el policía.
La modificación de las armas de fogueo se ha convertido en una técnica cada vez mas utilizada por los delincuentes, se trata en convertir en un arma de detonación en una pistola que dispare munición. "la diferencia entre un arma real y una de fogueo puede ser que no tengan la misma precisión de tiro pero hacen fuego real", asegura el policía.
Trucarlas es bastante sencillo: sólo hay que cambiarles el cañón y adaptar el cargador para poder meter balas de verdad. Son iguales hasta a un experto le costaría distinguirla un arma normal de una simulada. “Un arma de fogueo una vez modificada se convierte automáticamente en un arma prohibida. A esta persona se le acusa de tenencia ilícita de armas que lleva aparejado una condena de 1 a 3 años de prisión privativa de libertad”, finaliza el policía nacional.