Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sandra está siendo víctima de suplantación de identidad

Varias personas están utilizando su documento nacional de identidad para pedir créditos o efectuar estafas. En total le reclaman de varias entidades bancarias unos 20.000 euros. Para colmo, el DNI de Sandra está caducado desde 2009. Aun así, le siguen usurpando su identidad impunemente. Cuando va a pedir una solución, se encuentra con una pared. El único remedio que le han propuesto es renunciar a su vida; cambiar de identidad.