Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sissy, albañil con novia que se viste de bebé niña: “Mi sueño sería salir así a la calle"

'Conexión Samanta' se introduce en su primera entrega de la temporada en un mundo completamente desconocido: el de los baby adults. Así se les llama a los adultos a los que les gusta vestirse de bebés e incluso llevar pañales. Una afición que, según los que lo practican, les sirve de relax y desconexión, pero visto desde fuera se puede confundir con una patología

La industria de la moda del Adult Baby también organiza sus desfiles. La tienda de ABDL Factory organiza cada año un desfile con productos de Bebé para adultos. Acude público de todo el mundo, pero muy pocos autorizaron a que se les grabara. ABDL son las siglas en inglés de “Bebé Adulto y Amante del Pañal’. Samanta Villar acude a uno en Holanda para descubrir todo lo que mueve.


La relación con las niñeras no tiene connotación sexual. El bebé le da señales de lo que le gusta y lo que le desagrada de los cuidados que recibe de su cuidadora. Carmen se encarga de hacer realidad los sueños de Miguelín como bebé adulto. Nadie de su entorno conoce su condición de bebé porque tiene miedo al rechazo. “No es raro, sólo es una fantasía”, afirma Carmen
Federico es padre de un niño de 4 años y pero él es quien disfruta usando pañales. Terminó por aceptarse cuando descubrió en Internet que había mucha gente como él. No se comporta como un bebé, pero usa pañales en momentos para él solo, no cuando trabaja o hace vida social con más gente. Compara su fantasía encubierta con los problemas que tenían los homosexuales años atrás, cuando estaba mal visto o incluso se penaba con cárcel. Cuando está en pañales se siente bien. Le gusta sentir la protección y el ruido que produce el tacto del pañal. Consultó su pasión con un psicólogo a los 19 años hoy lo asume con naturalidad.     
La curiosidad por experimentar las sensaciones de los amantes de los pañales, llevó a Samanta Villar a probar uno. Comparó su tacto con el de las compresas y llegó incluso a salir a la calle con él y comprobar que nadie se daba cuenta de que lo estaba usando
Jaqueline tiene 26 años, es albañil, vive en un barrio conflictivo de Buenos Aires, es un hombre con novia, y ella le ha elegido su nombre como 'Sissy': un hombre heterosexual al que le gusta comportarse como una niña. Sus padres encontraron sus pañales en y le echaron de casa. Llegó a dormir en la calle y su familia pasó mucho tiempo sin hablarle. Siempre piensas si lo que haces está bien o mal. Te llegas a odiar a ti mismo, pero después te recuperas.” Confiesa a Samanta. Se maquilla y le apasiona la película de Frozen y juega con su novia como si fuera una niña.
Rodolfo es profesor y se gasta 500 euros al mes en su afición.  Su madre asume que Rodolfo no sea aceptado en la sociedad, pero ella nunca le dejaría solo. Él acude a la Iglesia evangelista  y considera que la religión le ayudó a superar el rechazo inicial al infantilismo. Rodolfo cree que su infantilismo se debe a una carencia afectiva de niño pero hoy vive y disfruta de su gran pasión: comportar y ser tratado como un bebé.
Casi todos los bebés adultos y amantes del pañal han consultado su caso con un profesional. María Antonia Colom es una psicóloga que conoce bien el asunto y trata a dos pacientes con infantilismo. Asegura que la gran mayoría están casados y tienen un nivel de educación correcto. “Si fueras un familiar de un bebé adulto, seguramente no lo sabrías” le aseguró a Samanta Villar para hacer hincapié en el ocultismo que envuelve a estas personas. Si no tratan su trastorno llegarán a tener problemas serios” confiesa una psicóloga experta en 'Adult Baby' a Samanta Villar.

Tras maquillarse y vestirse como una niña, Jaqueline se atrevió a comer en un restaurante del hotel para comprobar si era juzgado o agredido. “Mi sueño sería poder salir a la calle así vestido, pero todavía no se puede” se sincera con samanta antes de acostarse tras un día de intensas emociones.

Así es la vida de Rodolfo más allá de ser un Bebé Adulto. Juega al futbol con pañales que nadie nota y se orina en pleno partido. Reconoce que si su mejor amigo se enterara de su mundo bebé seguramente le gastaría bromas.  Una novia que tuvo terminó por rechazarle por ello. Un amigo con el que comparte afición por el Adult Baby y juntos juegan en secreto como si tuvieran uno y diez años reconociendo que lo suyo es muy raro.