Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La casa de Laura Fitera

Junto a su marido, Miguel Agreda, un médico anestesiólogo, Laura asegura que lo ético en una persona que posee grandes cantidades de dinero es gastarlo. No se privan de casi nada mientras no esté por encima de sus posibilidades.