Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¡Indignación en EEUU! Un miembro de seguridad le arrebata a un niño la pelota que su padre había cazado para él

¡Indignación en EEUU! La seguridad le arrebata a un niño la pelota que su padre había cazado para élcuatro.com
La imagen se ha hecho viral en EEUU. Un padre logra cazar una pelota perdida en el partido de béisbol entre los Pirates de Pittsbourgh y los Braves de Atlanta. El hincha ve llegar la pelota hasta el muro de la grada y solo tiene que inclinarse para recogerla. Acto seguido, le entrega el preciado tesoro a su hijo, que probablemente ya sabría hasta en qué lugar de su habitación iba a colocar el trofeo. Pero sus sueños iban a truncarse unos segundos después.
Un miembro de la seguridad del estadio, visiblemente agitado por la situación, indica al hincha que debe acompañarle fuera del estadio. Además, se acerca al niño y le quita la pelota de las manos ante la mirada atónita del padre y del resto de aficionados. Lejos de comprender que se trataba de un momento especial en la relación de un padre y un hijo aficionados al deporte, el miembro de seguridad insiste en llevarse al fan que termina entregando a su mujer, también presente, su guante y sus llaves para obedecer a la 'autoridad'.
El argumento del miembro de seguridad es que la pelota todavía estaba en juego. Hemos visto muchas veces a jugadores de béisbol enviar la pelota a la grada. En ese caso, cualquier fan puede quedarse la bola, pero no así si ésta ha sido agarrada cuando la jugada todavía se está disputando. Vale, podríamos dar por bueno que el fan merezca un reprimenda por haber infringido las reglas. Pero una vez que la pelota ha dejado de estar en juego y se encuentra ya en las manos de un niño... ¿qué sentido tiene arrebatársela? Esta misma pregunta se la hacen ahora mismo miles de aficionados norteamericanos al béisbol en las redes sociales.
Por suerte, el equipo local, los Braves de Atlanta, ha sabido reaccionar a tiempo y ha regalado al chaval una pelota firmada por todo el equipo.