Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Di Caprio, perder cinco nominaciones al Oscar no es para tanto, en el deporte hay casos como el tuyo y te lo voy a demostrar

Di Capriocuatro.com
Querido Leo, te escribo para consolarte, para decirte que no te preocupes, que no estás solo y que no eres el único. Pensarás que solo a ti te ha pasado, que solo tú puedes llevar más de 30 años en esto de la interpretación, haber nacido en el mismísimo Hollywood y no haber ganado todavía un Oscar. Supongo que a veces te consolarás pensando que los Globos de Oro o el BAFTA tampoco están tan mal y que ya te reconocen como estrella. Pero entre tú y yo, no te engañes, sabes tan bien como yo que el Oscar es el súmmum de cualquier actor.
La verdad es que méritos y películas no te han faltado pero el caso es que la estatuilla no ha llegado. No te preocupes, entiendo que será duro, pero a ti que tanto te gustan los deportes, que incluso has estado a punto de morir por practicar alguno de ellos, te recomiendo que eches un vistazo a esto que te voy a escribir porque en el mundo del deporte, Leo, también hay gente como tú. Sí también son o han sido grandes estrellas, y si también han ganado algún trofeíllo, pero digamos que tampoco han tenido mucha suerte a la hora de conquistar el gran premio.
Por lo que sé de ti, creo que cada vez eres más aficionado al fútbol, que no escatimaste en gastos para ir al Mundial de Brasil. A mí me encanta y además, justo en España, ese país conocido por la fiesta y la paella y en el que yo vivo, también ha tenido casos como el tuyo. Vale que la repercusión igual no haya sido la misma pero yo creo que te ayudarán a sentirte algo mejor. Por ejemplo, el Atlético de Madrid (ahora está de moda porque ha ganado muchas cosas, pero el Oscar, que en fútbol es la Champions, no lo tiene). Como tú, siempre ha tenido fama de gafe. O de pupas, como se le llama aquí. Es un equipo que jugó dos finales de Champions y no ganó ninguna. Vale que solo fueran dos y no cinco como en tu caso, pero te puedo decir que sufrieron tanto como tú o más, porque las perdieron en los minutos de descuento. Es como si dicen tu nombre pero luego rectifican porque se han equivocado, ¿a qué eso hubiese sido peor?
Bueno pues ése no fue el único. El Valencia, el equipo de esa ciudad de costa en la que seguro que has estado en alguna fiesta, también tuvo esa mala suerte que estás sufriendo tú. También estuvo en dos finales de la Champions, también las perdió y además en dos años seguidos. ¿Sabes lo peor de todo? Estos dos equipos perdieron contra el Madrid y contra el Bayern de Múnich. Vamos como si siempre te quitara el Oscar el mismo actor.
España-Holanda
Mira, yo sé que tu familia y amigos sufren mucho cada vez que no dicen tu nombre. Pero por lo demás, tampoco es que tengas un país entero pendiente de ti. Al fin y al cabo casi todos sois del mismo y los americanos se alegran por uno o por otro. Pero imagínate que tú fueras el único candidato de tu país, que fueras su representante. Admite que la presión sería aún mayor con toda una nación esperando el triunfo. Pues justo esto es lo que le pasa a la selección de fútbol de Holanda, que ha jugado tres finales del Mundial y ha perdido las tres.
Ahora me dirás, bueno más bien pensarás, que en estos casos la culpa es compartida, que la responsabilidad no es de uno solo, que un equipo está formado por mucha gente y que al fin y al cabo ninguno carga con ese lastre de forma individual. Bueno, vale. Pero no me rindo, he dicho que quería consolarte y lo voy a hacer. Yo sé que el mundo del motor, la velocidad y las carreras te gustan así que te voy a contar el caso de un piloto al que le ha pasado algo parecido a lo tuyo: ha ganado mundiales de 125 y 250cc pero el premio importante, el mundial de Moto GP, todavía no lo ha conseguido. Creo que te podrás sentir muy identificado con él. Se llama Dani Pedrosa. Es un fenómeno, como tú, pero ha tenido mala suerte y hasta tres veces se ha quedado a un paso de la gloria.
Ya estarás pensando que lo tuyo no es tan grave ¿no? Voy por buen camino entonces, pero te voy a seguir dando más motivos. Raymond Poulidor, ¿no sabes quién es? Sí, mira, es un ciclista que ya está retirado pero que estuvo a punto de ganar el Tour de Francia en 1964, 1965 y 1974, ¡ay mira justo el año en que naciste! Pues eso, que estuvo a punto pero no ¡tres veces!
Creo que ya te habrás concienciado de que no estás solo en esto, pero si todavía dudas te voy a contar el último caso, que yo creo que es el que más te va a convencer. Todavía no habías nacido pero el protagonista es Elgin Baylor, jugador de los Lakers, que igual ya te suena más que yo sé que el baloncesto es uno de tus deportes favoritos. Bien, pues ¿sabías que Baylor jugó ocho finales de la NBA y no llegó a ganar ninguna? Sí, ocho, no cinco como tú.  Además, que eso no es lo peor. Baylor decidió retirarse antes de empezar la temporada 71-72, estaba cansado de perder. Justo esa temporada ¡los Lakers ganaron el anillo! ¿Qué te parece? ¿Es fuerte, eh?
Di Caprio

¿Ya piensas que lo tuyo no es para tanto? ¿Te he dado motivos suficientes? Espero haberte ayudado. Además, sinceramente, este año tiene que ser el tuyo, te lo vas a llevar, tu papel protagonista en ‘El Renacido’ no puede irse sin un Oscar. Confío en ti y tengo un presentimiento, pero si al final la Academia decide que no quiere dártelo, piensa en que Charles Chaplin, Alfred Hitchcock o Stanley Kubrick nunca se lo llevaron. Ellos están considerados como los mejores así que si no te lo llevas tampoco será para tanto. Ya ves que también en el mundo cinematográfico ha habido estrellas a las que la mala suerte les ha perseguido, así que ya sabes Leo, no serás el único.