Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Francia se corre mejor

Correr en Franciacuatro.com
Me hablaron de que los franceses habían ampliado un carril bici que tienen en la desembocadura del Rio Bidasoa y decidí,  aprovechando un viaje, correr por allí para descubrirlo.
Hasta hace poco era un carril bici de un kilómetro y medio que acababa cortado por el rio.
Correr en Francia
Pasando a Francia por el Puente de Behobia  comienza detrás de un típico frontón un carril que trascurre totalmente pegado a la orilla. Cuenta con una vía de ida y otra de vuelta que permite la  convivencia entre corredores, paseantes y ciclistas.
Hendaya
Los primeros metros nos permiten un poco de historia. La Isla de los Faisanes, en la que en 1660 los reyes Felipe IV y Luis XIV firmaron el Tratado de Paz de los Pirineos que acabo con la guerra de los 30 años  entre Francia y España.
Es el condominio más pequeño del mundo, es compartido desde 1856 entre Hendaya (Francia) e Irún (España), teniendo cada uno que encargarse de cuidarlo durante 6 meses.
Seguimos avanzando a ritmo cómodo y el Bidasoa se convierte en un espacio lúdico y deportivo. El piragüismo convive con la fauna sin ningún problema.
Hendaya, puente
Ocho minutos corriendo, y donde antes se cortaba el carril bici, aparece una plataforma de madera de unos cuatro metros de ancho que vuela sobre el agua y supera una dificultad que hasta hace poco parecía insalvable.
Y un poco más adelante cruza bajo Los Puentes Internacionales de Santiago, uno para ferrocarril y otro para tráfico rodado.
Correr pisando tablones de madera es una sensación agradable que te hace controlar el ritmo sin darte cuenta y disfrutar del paisaje.
Las mini paradas para hacer fotos también me están haciendo descubrir una nueva manera de correr, cada pausa sirve de pequeña recuperación y la vista y la mente van totalmente distraídas del esfuerzo buscando una nueva y bonita imagen.
Correr en Francia
El puente de madera da paso de nuevo al carril bici que gira a la derecha y descubre el momento en que el rio se va convirtiendo en mar. Fuenterrabía en frente con su iglesia de largo nombre Nuestra Señora de la Asunción y del Manzano que queda reflejada en el agua.
A velocidad de crucero empiezas a recorrer la línea que te va acercando  a mar abierto y en las que poco a poco te muestran diferentes embarcaciones de pesca y de recreo fondeadas.
Correr en Francia
Con cinco kilómetros en las piernas se llega al único tramo donde el carril se corta 300 metros de subida y bajada por una carretera poco transitada y perfectamente indicada que da paso a una pasarela estrecha sobre el mar y a una pequeña bahía.
La siguiente bahía descubre el puerto deportivo de Bayona repleto de veleros perfectamente ordenados  y al fondo se deja ver el monte Jaizkibel en territorio guipuzcoano.
Dos cosas que sorprenden de esta localidad al sur de Francia. Su urbanismo, construcciones de poca altura y todas del mismo estilo en perfecta armonía. Y su limpieza, durante todo el recorrido no se ve ni un papel por el suelo.
Correr en Francia
Al final de la Bahía giro de nuevo a la derecha y el paseo marítimo nos conduce a la Playa de Hendaya, donde en verano es más fácil oír hablar en castellano que en francés. Hacia la mitad se cumple el kilometro siete. Parada de admiración y descanso porque todavía queda la vuelta.
La vuelta se hace por el mismo camino, a un ritmo más vivo y sin paradas, pero se descubren nuevos puntos de vista del paisaje.
tarta jorge
Aunque es territorio francés los paseantes son en su mayoría españoles y te hace pensar en las nuevas aficiones adoptadas debido a la crisis. Un día después paseando por la parte vieja de Donostia se confirman, los pintxos y el poteo son ahora cosa de los franceses. Pero la tarta de queso del bar La Viña no podía faltar.