Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Tate es el padre de los gemelos de Vivien

Capítulo 09cuatro.com

Vivien es encerrada en una institución mental

Descubrimos el abyecto asesinato de los anteriores dueños de la casa a manos de Tate

Tate se confirma como el progenitor de los gemelos de Vivien, el escalofriante hombre del traje de látex negro con el que tuvo sexo cuando llegaron a la casa. El fantasma rubio se compadeció de Nora, condenada a rondar por la casa llorando por su hijo muerto (en realidad es la abominación del sótano). Prometió darle un nuevo bebé, el hijo de los Harmon.

Hayden quiere adoptar otro de los gemelos que se gestan en el vientre de Vivien. Junto a Tate, lleva a cabo un plan para volver loca a la futura madre y adjudicarse el niño cuando ésta sea encerrada en el siquiátrico.

Vivien le comenta a Moira sus miedos, y ésta le revela que la casa esta encantada y le ruega que se vaya. Sin contar con Ben, la mujer arrastra a su hija hacia el coche dispuesta a no volver más, pero cambia de idea al encontrar allí a los fantasmas de los asesinos en serie que irrumpieron en su casa. Violet no quiere abandonar a Tate, por lo que miente a su padre sobre lo que acaba de ocurrir dejando a su madre, literalmente, por loca.

Ben comienza a sospechar que su mujer necesita ayuda siquiátrica. Pero lo peor esta por llegar: Hayden se le aparece a Vivien y le presenta a Tate, de nuevo enfundado en látex negro, que intenta violarla. La mujer le dispara con una pistola que le había robado a Marcy (la mujer que les vendió la casa), pero es a Ben a quien hiere. Tras esto, la policía se lleva a la señora Harmon a una institución mental.

Además, se descubre el origen del traje negro. Chad, el anterior dueño de la casa, lo compró para animar su desastrosa relación de pareja, sin demasiado éxito. Tate, ya fallecido, vistió el traje por primera vez cuando los asesinó de forma abyecta y sádica.