Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Violet intenta suicidarse tras conocer el horrible secreto de Tate

Vilet intenta suicidarsecuatro.com

El embarazo de Vivien adquiere tintes diabólicos

Ben trata a un hombre obsesionado con las leyendas urbanas

Constance recibe los servicios de una médium


Tate se confirma como otro de los fantasmas de la mansión Harmon. Violet descubre en Internet que, hace unos diez años, el muchacho la emprendió a tiros en su instituto, llevando a cabo una auténtica masacre. Los chicos que conocieron la noche de Halloween estaban entre sus víctimas. El psicópata fue abatido por los SWAT en su habitación (en un capitulo anterior se vislumbra que Constance vivía en la casa que ahora es de los Harmon).

Violet cada vez pasa más tiempo con Constance. Teme estar volviéndose loca y la mujer le explica que la casa trastornó a su hijo. Posteriormente, la vecina le presenta a la médium Billie Dean Howard, que piensa que la muchacha también tiene el don de ver a los muertos. Además, Billie contacta con Adelaide, que le dice a su madre que la perdona y le agradece que no la dejara morir en la mansión.

Trastornada por el horrible descubrimiento referente a su novio y sus incesantes visiones de lo sobrenatural, la pequeña de los Harmon intenta suicidarse con pastillas, pero Tate acude en el último momento y consigue hacerle vomitar. Agotados por la traumática experiencia los dos se duermen abrazados.

Por otra parte, Vivien tiene extrañas pesadillas relacionadas con su embarazo. Costance y Moira, además, se interesan de forma sospechosa por el bebé. La convencen de que coma vísceras crudas, algo que ella descubre como un delicioso manjar.

La procedencia diabólica del retoño parece evidente cuando Ms Harmon visita a la doctora que se desmayó durante su ecografía. La mujer se ha convertido en una especie de fanática religiosa como ocurría en el película 'La profecía', y está segura de que vio las pezuñas de la bestia en sus entrañas.

Vivien, ha echado a Ben de la casa, pero le permite que mantenga allí la consulta. Su nuevo paciente vive aterrorizado por la leyendas urbanas, en especial la del hombre-cerdo. El pobre hombre muere haciendo frente a sus miedos, pero su deceso no tiene nada de sobrenatural: un ladrón le dispara mientras saquea su piso.