Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Meritxell, testigo del “despilfarro”: 1.200 euros de compra en vestidos de niña

Para Janet, cualquier cosa con tal de hacer feliz a su hija es poca y no escatima en gastos. Por ello, pide a Meritxell que la acompañe a comprar ropa para su hija y en una sola compra se gasta más del sueldo que cobraría Meritxell como niñera. “Nunca he sido una persona muy envidiosa, pero trabajar aquí hace que tenga ese sentimiento a flor de piel. Es contradictorio trabajar como empleada en una casa de lujo porque por un lado vives en un entorno espectacular, pero también ves cómo se despilfarra el dinero en lujos”, dice al concluir el día.