El casino de Mónaco, el único casino del mundo que no tiene límite de pérdida