Las grandes ciudades, contra los pisos turísticos ilegales