El mar sigue dejando cadáveres sobre los arenales de Cádiz