El autor de la masacre en Las Vegas: Stephen Paddock, un contable jubilado, rico y amante del póquer