Vox, una extrema derecha sin complejos