El Rey aboga por la permanencia de los valores constitucionales: reconciliación, entendimiento e integración