Rato sigue con su rutina tras la condena del Supremo