El FMI cree que la mayoría de las empresas españolas no se podrán beneficiar de las medidas del BCE