Luis Bárcenas entregaba personalmente a Francisco Álvarez-Cascos el sobresueldo