Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evitar la desaparición del Delta del Ebro: próximo proyecto de ‘Volando voy’

Jesús Calleja llega al Delta del Ebro, uno de los humedales más importantes de Europa, para participar en un experimento pionero que puede evitar su desaparición. Esta lengua de terreno sufre una profunda regresión desde los 60 porque no llegan sedimentos a la zona, lo que podría provocar su desaparición total en unos 80 años. La nueva misión de Calleja en 'Volando voy', este miércoles a las 22.40h en Cuatro.

El Delta del Ebro, uno de los humedales más importantes de Europa y formado a lo largo de miles de años, sufre una profunda regresión desde la década de los 60 porque no llegan sedimentos y por las consecuencias del cambio climático que puede provocar su desaparición total en apenas 80 años. Jesús Calleja llegará a la zona con el objetivo de participar en un experimento pionero que puede evitar la desertización de la zona, alterando no sólo el ecosistema de la zona, sino la forma de vida de miles de personas. Ésta es la nueva misión de 'Volando voy' que Cuatro ofrece este miércoles 25 de enero a partir de las 22:40h en Cuatro.
El experimento consistirá en inyectar sedimentos a través de los canales de riego que hay en el Delta del Ebro. Jesús hablará con los habitantes de la zona, principales afectados por la regresión y subsidencia que sufre el delta, para implicarles en el proyecto. Allí conocerá a un grupo de gente local que depende del cultivo del arroz, uno de los principales recursos de la zona. "En el Delta del Ebro fui consciente del gran problema que les afecta, y una vez que lo sabes todo, es imposible mantenerse al margen", confiesa Calleja.
Las aves migratorias también serán protagonistas de esta entrega, ya que la región es uno de los principales puntos de parada en su recorrido hacia África. Uno de sus trabajos será poner de acuerdo a los ornitólogos, firmes defensores de estas especies, y agricultores, que se quejan de los daños que provocan en sus cultivos. Un dron con forma de pájaro parece ser la solución más viable para espantar a estas aves sin que sufran.