Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

¿Qué podemos esperar de Total War Arena? Asistimos a la presentación mundial del juego

total war arenacuatro.com

El videojuego free-to-play Total War Arena se muestra al mundo en directo por primera vez. Veinte jugadores y 'youtubers', divididos en dos equipos, se enfrentan en un partido amistoso seguido por cientos de espectadores a través de Internet. Estamos en Colonia (Alemania) y también hemos tenido la oportunidad de jugarlo, por eso te contamos qué podemos esperar del nuevo título de la saga Total War.

Cualquier amante de los videojuegos de estrategia reconocerá a las unidades de Total War moviéndose por el campo de batalla en cuanto las vea. El concepto del juego es similar a su predecesores, especialmente a los Rome Total War, solo que este nuevo título es gratuito y cede todo el protagonismo a los combates multitudinarios. Es casi un MOBA (Multiplayer Online Battle Arena) pero con una mayor carga de RTS (Real Time Strategy) que otros juegos como League of Legends o incluso World of Tanks. Aunque el juego todavía está en 'alpha' cerrada, una fase de desarrollo temprana, hemos podido jugar a él.
¿Cómo se juega?
Es un juego masivo en línea, es decir, varias personas conectadas a través de Internet se enfrentan entre ellas. En concreto, veinte jugadores divididos en dos equipos. Cada jugador representa a un comantante histórico de la época clásica y controla tres unidades de guerreros, unos 300 soldados a elegir entre romanos, griegos y bárbaros. ¿El objetivo? Conquistar la base del rival o aniquilarlo antes de que se acabe el cuarto de hora que dura cada batalla.

¿Qué podemos esperar de Total War Arena?

Por lo que hemos visto este fin de semana, del juego podemos esperar mucho porque promete. Todo depende de cómo lo traten sus creadores y la aceptación por parte del público en un momento en el que hay más free-to-play en el mercado de los que un ser humano pueda jugar en toda su vida. Pero el nombre Total War no es un nombre cualquiera. Y el placer de poder controlar las legiones de Julio César o al ejército de Leónidas en un mapa que replica el paso de las Termópilas es cuanto menos atractivo.
¿Se covertirá en un nuevo deporte electrónico?
Aún es pronto para poder afirmar con rotunidad que pronto vayan a existir competiciones profesionales de Total War Arena. Aunque el propósito inicial del juego no era convertirse en deporte electrónico (eSport), hemos hablado con los desarrolladores y nos confirman que han dejado la puerta abierta para ello. Una prueba es que su estreno mundial haya sido en los estudios alemanes de la ESL y emitida en Twitch. Aún así, son los jugadores quienes finalmente convierten un juego en un deporte electrónico, y todavía queda tiempo para poder llamarlo eSport.

Un juego que todo el mundo puede entender
El juego lo tiene todo para triunfar entre los espectadores por su sencillez. No hay pociones, elementos mágicos, ni hechizos poderosos. Solo soldados luchando en un campo de batalla. Es la representación de la guerra, casi una película cuyo final lo escriben los jugadores. En sí el juego es muy fácil de entender para cualquier espectador. Tan sencillo como ver un partido de FIFA o una carrera en juego de 'racing'.

Cada equipo tiene una base y quince minutos para conquistar o eliminar al rival. No hay atacante ni defensor definido como en World of Tanks. Si el tiempo se acaba, gana el ejército que haya sufrido menos bajas. Por eso hemos podido ver que empieza a surgir un meta juego que tácitamente establece un atacante (el que menos unidades tenga) y un defensor, el que más efectivos maneje. La microgestión de la batalla es más compleja que otros juegos que le preceden, como el Rome 2, porque solo manejamos tres unidades. Además, el hecho de que haya otros nueve comandantes humanos en la partida, hace que la comunicación del equipo tenga que ser muy buena. 
¿Y los gráficos?
Parece que gráficamente está bien optimizado para que pueda jugarse en ordenadores menos potentes. Y de momento todo apunta a que ocupará poco espacio en nuestro disco duro. Si bien es cierto que para ello los gráficos son menores a lo que nos tiene acostumbrados los últimos Total War, la calidad de imagen es más que suficiente. Cabe prestar atención también al apartado sonoro, que con unos buenos auriculares nos permite llegar a sentir la crudeza de la batalla. Eso sí, para los amantes de aquella cámara que nos metía casi hasta el punto de vista de un soldado en otros juegos de la saga, en Total War Arena de momento no podremos llegar tan lejos y la cámara más cercana seguirá siendo cenital.

¿Es totalmente gratis?
Estamos ante un 'free-to-win', es decir, puedes ser el mejor jugador del planeta sin gastarte un céntimo en el juego. Eso sí, como en la mayoría de los 'free-to-play' competitivos, Total War Arena implementará una tienda para que compremos skins (mejoras visuales) o potenciadores de experiencia para subir más rápido de nivel a nuestro perfil de comandante o a nuestros soldados. Pero todavía no hay nada definitivo.
Conclusiones
Total War aún necesita algunas mejoras, pero su estado de desarrollo en el sistema de juego está muy adelantado para una 'alpha' cerrada. Estamos ante un título muy fácil de jugar y disfrutar, pero difícil de dominar, suponiendo un reto para los jugadores más avanzados. A nivel espectatorial, su sencillez es uno de sus puntos fuertes para convertirlo en un eSport accesible a cualquier tipo de espectador. La clave estará en el número de jugadores: cuántos más jugadores sea capaz de seducir, más disfrutaremos las batallas porque esperaremos menos para jugar partidas mucho mejor equilibradas en cuanto al nivel de experiencia. Eso llamará a la 'profesionalización' de los jugadores y podrá convertir al juego en un atractivo para las competiciones.
MDSPGL20150523_0003