Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Ubisoft reactiva algunas de las claves obtenidas con tarjetas de crédito robadas

uplay, ubisoft, vjuegoscuatro.com

La compañía ha decidido devolver el acceso a los usuarios de Uplay que compraron de forma legal las claves adquiridas con tarjetas de crédito robadas.

Durante las últimas semanas algunos usuarios de Uplay, la plataforma de juegos de Ubisoft, vieron bloqueado su acceso a juegos que habían comprado a través de webs de revendedores ('resellers') como G2A. Esto sucedió tras la decisión de Ubisoft de banear a los usuarios que poseían claves robadas, aunque los jugadores hubieran comprado los juegos de forma legal a partir de los revendedores.

La decisión de Ubisoft revolucionó las redes sociales y el tema adquirió especial relevancia en Reddit. Ahora, la compañía ha decidido reactivar las claves robadas a aquellos jugadores que las hayan usado previamente, según publica Eurogamer.net. La compra ilícita afectó a juegos como Assassin's Creed, FarCry o Watch Dogs, algunos de ellos comprados a través de la plataforma Origin de EA y revendidos en 'resellers'.

Desde Activision siguien recomendando a los compradores que adquieran las descargas digitales solo desde la tienda oficial de Uplay o desde vendedores certificados. Insisten que no pueden garantizar el soporte a usuarios que compren los juegos desde 'resellers'. Además la compañía tomará medidas para evitar que la situación se repita en el futuro, pero no ha especificado qué hará.
Las descargas digitales han alcanzado gran popularidad en los últimos años superando las ventas físicas de videojuegos gracias a la penetración de los juegos móviles y la consolidación de plataformas como Steam. Un modelo de negocio con el que algunos jugadores no se muestran conformes y que ha reabierto el debate sobre la privacidad de los jugadores en Internet.