Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Alejandro Sanz, iba para karateca pero acabó con una guitarra en sus manos

Fueron las casualidades de la vida las que hicieron que Alejandro Sanz no fuese karateca, sino uno de los mejores músicos de nuestro país. A diferencia de los niños de su edad, tenía un juguete favorito muy peculiar, “la música” a la que jugaba con su guitarra. Para él, la música le permitió librarse del barrio, “era el músico, el que tocaba…era un salvoconducto”.