Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Joaquín Sabina: "Estuve cuatro meses sin salir de mi habitación"

Risto Mejide: Sales del ictus y al cabo de una semana estás bien y, sin embargo, entras en una depresión.

Joaquín Sabina: Entras en una euforia de estoy vivo y luego eres consciente del peligro que has pasado y se te va infiltrando. Como no has tomado una decisión de cambiar radicalmente de vida porque crees que la vida que llevabas tenía una calidad sin la que no podrás seguir viviendo. No quería morirme. Estuve cuatro meses sin salir de mi habitación. Me dedicaba a leer y a ver telebasura. Como vino se fue pero se queda agazapada y quien ha tenido uno de esos episodios sabe muy bien que vives con un cierto miedo. De vez en cuando, asoma la patita.

Risto Mejide: Estabas dejando el tema de las adicciones.

Joaquín Sabina: Sí. Eso lo había dejado antes del ictus. Seis meses antes, estaba con la peruana en Marrakesh y dije “se acabó” sin ningún aspaviento. Por eso digo que no les sirvo para nada a las madres de los hijos perjudicados por esa sustancia. Me di cuenta de que no me proporcionaba placer si no que me lo quitaba. Algún médico dice que eso se quedó ahí agazapado. El ictus seguro que algo tiene que ver con la mala vida.