Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Pedro J. Ramírez: "Rajoy y yo nos quedamos encerrados en la biblioteca de mi casa"

Pedro J. Ramírez: Hablaba muchas veces con Rajoy cuando no era el jefe del Gobierno pero no he hablado nunca con él desde que es jefe del Gobierno. Me invitó una vez a Moncloa y fue muy poco interesante la conversación.

Risto: ¿Por qué?

Pedro J. Ramírez: Estaba su jefa de gabinete, también estaba la vicepresidenta y fue un repaso muy tópico.

Risto: No, digo por qué se acabó esa relación.

Pedro J. Ramírez: ¿Te parece poco lo que ocurrió? Ya llegó al poder.

Risto: La relación entre políticos y periodistas cambia en el momento en que el político llega al poder. Cree que no necesita a nadie, ningún intermediario con la opinión pública, que ninguna opinión que no sea la de su grupo de pelotas es relevante.

Risto: ¿Eso ha pasado con todos los presidentes?

Pedro J. Ramírez: En una medida u otra, sí.

Risto: ¿Con Zapatero también?

Pedro J. Ramírez: Con el que menos, con Zapatero. Es el presidente de Gobierno que cambió menos desde que estaba en la oposición a cuando ejerció de presidente del Gobierno. Siguió comportándose como una persona normal los ocho años que estuvo en Moncloa. Pero tampoco era lo mismo. Él nunca dejó de entender que estaba en Moncloa y que era el presidente de España.

Risto: ¿Ha estado alguna vez un presidente del Gobierno en tu casa?

Pedro J. Ramírez: Sí. Tres presidentes del Gobierno.

Risto: ¿Quién?

Pedro J. Ramírez: Menos Felipe González y de casualidad porque hubo una época en la que también tuvimos buena relación. Aznar ha estado en mi casa varias veces, Zapatero, por supuesto, y Rajoy también. De hecho, nos quedamos encerrados en la biblioteca de mi casa unos quince minutos. Yo pensaba, malévolamente, si estaba agobiado rodeado de tantos libros.

Risto: ¿Y qué paso?

Pedro J. Ramírez: Era una puerta forrada de libros y la madera se dilató. Quizás fue una situación con más valor literario que político.