Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sor Lucía Caram, a Risto: "O nos humanizamos, o esto no tiene futuro"

¿Quién es el culpable de lo que nos está pasando?

Somos muchos los culpables el día y el momento que no hacemos todo lo posible para que alguien esté mejor, somos cómplices de lo que está pasando. Cada uno tenemos que asumir también nuestra parte de responsabilidad. No puedo pasar al lado de alguien que está pasando necesidad y mirar para otro lado, no puedo decir esto no es mi problema. Yo cada día a las 4 de la mañana estoy despierta y las monjas se quejan porque duermo poco pero es que ¡hay tanto por hacer!

Yo creo que deberíamos pedir perdón a la gente que estamos dando de comer o dando un techo por tener que darles esto que la sociedad tendría que facilitar que ellos mismos pudieran ganárselo.

Para mí la crisis no es una crisis económica financiera en la teoría, para mí la crisis nombres y apellidos, tiene cara tiene historias y por eso me provoca insomnio y por eso me movilizo. No movería ni un dedo si fuera para poder recuperar el nivel de vida de consumo y de depredación al que estábamos acostumbrados y que estábamos viviendo.

Y ¿no crees qué es eso lo que la gente está esperando?

Desgraciadamente muchos están esperando esto. Íbamos en un tren de alta velocidad hacía el abismo y ha descarrilado. El problema es que nuestros políticos son tan hipócritas, la banca es tan hipócrita que están haciendo esfuerzos para volver a poner el tren y que siga hacía el abismo.

Pero nos hemos dado cuenta de que hay un paisaje alrededor y de que somos personas y de que el que está tirado en la cuneta es una persona y que hay gente entre nosotros que está sufriendo y que está muriéndose de sufrimiento. Y, o nos humanizamos o esto no tiene futuro. Yo siempre digo: ‘maldita crisis y ojalá sea una oportunidad para cambiar’