Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gabilondo: "La Monarquía no liderará el cambio hasta que no llegue el Príncipe"

Él sí que es la voz, con sus 71 años, lleva más de 50 enamorado de la radio y, en un momento como este, necesitamos gente que nos cuente lo que nos pasa pero sobre todo por qué nos pasa lo que nos pasa. El inconveniente de estar frente a un maestro de maestros, es que antes de que el propio Risto se dé cuenta, le habrá dado la vuelta al programa y el invitado entonces será él.

Antes de nada, cuando me dijeron tu nombre y que habías accedido a venir, lo primero que me salto a la mente fue, ¿por qué?
Y, ¿por qué no? Tú te dedicas profesionalmente a las marcas y, a lo mejor tú, la ‘marca’ Risto tiene una fisonomía adquirida contra tu voluntad, pero a lo mejor no todos nos hemos creído esa marca.
¿Tú no te la has creído?
No
¿Has tenido suerte en la vida?
He conocido de todo… he tenido suerte y también he tenido mala suerte. HE conocido desgracias brutales y satisfacciones extraordinarias. Me enterado bien de la gama cromática que la vida ofrece y me siento absolutamente privilegiado por eso.
Nosotros hemos sido 9 hermanos, y todos tenemos unos rasgos similares que todos atribuimos a nuestros padres, y uno es carnicero y el otro ha sido ministro de educación. Mis padres eran unas personas muy modestas pero no tuvieron que aprender nada en cuanto a enseñar en libertad, nos educaron a todos en libertad.

Tengo la convicción de que estamos exagerando de una forma alucinante lo de la educación. Yo creo que educar es enseñar a volar, es criar. Pero esa cosa de decir de que como al niño le has regañado una tarde se hace drogadicto de mayor y como no hayas ido a ver su partido de hockey por la mañana entra en un mundo de desesperación y de psiquiatras, eso es una idiotez, como la de los ganadores y perdedores que nos ha vendido el cine americano. Nos es así, yo no he ido en mi vida a un partido de fútbol de mis hijos, ni ellos querían que fuera, ni mi padre venía a los que iba yo… nos dejamos un poco más en paz.
Crees que ocurre lo mismo con el Gobierno y la ciudadanía en estos momentos
No sé, ya no sé. Gobernar es liderar, no es solo gestionar, es liderar. Ahora, la sociedad en la que vivimos que parece que todos somos números  y todo es un juego de pura contabilidad… entonces creo que ahora los gobernantes se creen que son contables. Yo creo que España es un país que tiene dificultad para pasar etapas
Igual es porque, como dicen algunos, es una chapuza. Y la última chapuza puede ser perfectamente la transición, ¿no?
A mí no me parece que fuese una chapuza la transición, se hizo lo que se pudo. Oye, que verse reunido en una mesa a Jordi Solé Tura con Fraga es cómo si ves ahora a Aznar y Otegi trabajando en plan conjunto, ¿eh? A toro pasado observas los errores que se pudieron cometer pero, en todo caso yo creo que se hizo un trabajo realmente importante.
Lo que pasa es que es como sí ahora, todos los que protagonizaron la transición, todos a la vez, hubieran llegado en el mismo momento a quedarse sin pilas, ¡todos a la vez!
La cuestión catalana, por ejemplo, está poniendo en relieve que hay una cuestión mal resuelta, ¿no?
Es un caso muy claro de que los asuntos que ya no van a poder ser resueltos con los mecanismos que tradicionalmente se resolvieron, tendrán que ser abordados de otra manera. Estoy bastante sorprendido de que no se esté abordando de ninguna.
Lo que no entiendo  es la teoría según la cual los problemas se van a resolver solos, eso es nuevo para mí.

¿El gran ministro de la 'era Rajoy' es el tiempo?
Sí, yo creo que tenemos varios jefes de contabilidad pero no tenemos un presidente del Gobierno. Se están ocupando básicamente de ese tema, de lo demás no. La sociedad está perdida, no hay horizonte, no hay rumbo, no hay nada… ni parece que el presidente tenga que ocuparse de ese asunto, espera que las cosas se resuelvan solas. Me parece como gobernante un gobernante que es contable, un contable ilustrado.
La crisis no es un accidente, es una consecuencia natural de un mecanismo construido para darle al dinero el lugar de honor que teóricamente debería ocupar el hombre.
Aquel día que en el parlamento decidimos llevar a la constitución, consagrado como un sacramento el principio del control del déficit, me parece un disparate. Eso me parece que fue una claudicación de la democracia española que desde ese día creo que está con un balazo de plomo en las alas.
¿Has hablado con tu hermano sobre Wert?
No, a nosotros no nos gusta hablar mal de alguien que no está delante y mi hermano Ángel es muy educado. Él ha sido siempre así, un tipo prudente.
Siempre he creído que Wert cayó en el Ministerio de Educación un poco de rebote, tengo esa sensación. Tengo la impresión de que él iba para otra cosa.

¿Te parece bien la ley de Gallardón?
Me ha sorprendido en el jardín en el que se ha metido, francamente, porque hasta ahora se había mostrado como dirigente inteligente, y el jaleo en el que se ha metido es de aúpa y la prueba está en que no sabe cómo salir de él. A mí me chirrían mucho las contradicciones y la
ley del aborto me parece una maraña de contradicciones. Creo que Gallardón ha metido bien la pata.
¿Tiene solución?
Claro que tiene solución, pero tiene solución a través de mecanismos que regeneren la propia democracia que yo creo que tiene que cambiar… tienen que cambiar los partidos, tiene que cambiar el parlamento, tiene que cambiar la Constitución, tiene que cambiar la mentalidad del país. Creo que España necesita un shock de modernización absoluto
¿Dónde queda la Monarquía en todo esto?
Creo que o juega un papel de liderazgo, o yo creo que se suicida. Tengo la impresión de que la Monarquía no liderará de manera auténtica un proceso de transformación que España necesita hasta que no llegue el Príncipe.
¿Esto se lo has contado al Rey?
No
¿Te ha llamado el Rey alguna vez?
Sí, alguna vez sí.
¿Para qué?
Par cambiar impresiones, sobre esto y sobre aquello (Risas).
¿Le has preguntado por qué no abdica?
¿Y qué te ha dicho?
(Risas) no te lo voy a decir…
¿Dónde está la izquierda en todo esto?
Dice mucha gente que el PSOE ha vuelto, vamos a ver si ha vuelto. Yo no sé si el PSOE es la izquierda tampoco, los próximos tiempos lo dirán.
¿Cuál es el papel de los medios de comunicación en esta película?
Los medios de comunicación están dedicando toda su energía a sobrevivir económicamente, los periodistas todas sus energías a flotar… esa es la situación.
A mí como ciudadano, ver que una televisión pública en Valencia, el día que cierra, salen todos los periodistas para denunciar todas las tropelías que les hacían hacer a merced del Gobierno… a mí eso me hace desconfiar de los medios.
Sí, es así. Al periodismo se le pueden poner 100 millones de pegas pero yo creo que está muy en línea con el país. Los periodistas estamos en el nivel medio de España.

Tú como periodista, me llama mucho la atención que no estás en Twitter, ¿no te interesa?
La respuesta es muy sencilla, se llama: ‘tengo 71 años’. Yo no estoy viviendo de espalda a este fenómeno, al contrario pero tengo que administrar mi tiempo que no es mucho y yo sé que es lo único que hay. Tengo tradiciones antiguas, leo todos los días, oigo música todos los días, tengo tradiciones antiguas que necesitan tiempo. La única razón es esa.
En 2005 te pasan de la radio a la tele y yo lo pasaba mal mirándote…
Yo fui a ‘Cuatro’ por la suma de varias cosas, llevaba muchos años haciendo ‘Hoy por hoy’ y yo fui quien le dije al programa que me gustaría darme alguna salida y conseguí, con pena pero con consciencia, una vida más parecida a la normal.

Pero, ¿Cómo lo viviste? Yo te veía pasándolo mal…
Ya no solo se trataba de que yo fuera un novato metido en el meollo sino que todo el medio estaba de riguroso estreno, todo estaba cogido por los pelos, era una situación muy compleja. A eso añadíamos mi torpeza en el medio.
Tú eres un gran melómano
Me gusta mucho la música, sí. Me gusta la ópera, me gusta la música clásica, me gusta la música no clásica… me gusta toda.
Y a ti, ¿Qué música te gusta?
A mí, hablando de música clásica, hay una pieza que ha marcado mi vida, hay una pieza que me la ponía cuando tenía 15 años cuando llegaba del colegio…
¿Cómo empezó eso?
Es la primera vez que voy a contar algo así en televisión, me cuesta un poco. Básicamente es el ‘Réquiem’ de Mozart, me lo escuchaba desde el principio hasta el final. Yo siempre he tenido una obsesión por la muerte y el día que descubrí  esta obra, una gran obra alrededor de la muerte, y me ha acompañado toda la vida.

El Risto que yo conocí, el que se enfadaba con los chicos, ¿cómo era aquel?, ¿aquello fue sin querer?,  ¿fue un roll que adoptaste?
Yo me encontré en una situación, en la que ya advertí además a los productores antes de entrar y lo que les dije fue: ‘si yo voy a este programa es para cargármelo’
En el modelo internacional ya había un personaje como tú ¿no?
Sí, pero eso lo descubrí después. Yo tuve un enfrentamiento desde el día que yo aparezco en televisión y monto aquel tinglado… pero fíjate que yo jamás insulté a nadie.

Perdona, pero a unos chavales con aquella fragilidad no hace falta que les insultes, con la dureza que te expresabas hubieran preferido 12 insultos.
Es que se pueden decir cosas muy duras sin insultar a nadie. Y si te fijas en mi evolución en el programa, en la primera edición yo iba contra los chavales para que saliesen de ahí, eso no es música es un programa de televisión, pero a partir de la segunda edición, cuando aparece una niña de ojos azules llamada Virginia Maestro, decido ir contra el programa.
Inauguras un género nuevo, ¿no?
Claro, yo dije voy a inmolarme aquí dentro. Pero fue una situación también muy dura para mí. Mi mayor éxito televisivo lo he vivido con la mayor acritud por parte de los miembros del programa.
Si pudiera volver a entonces y rectificar la última bronca con Jesús Vázquez lo haría sin ninguna duda. Yo no me enorgullezco de ese momento.
Y, ¿tu psiquiatra que te dice de tu experiencia vivida allí?
He tenido la suerte de ser de una psicóloga clínica que además se sacó la carrera muy tarde y me pasaba todos los test, era su conejillo de indias