Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gus libera presos para unirles a la causa de los vampiros y la rebelión pudo costarle cara

Los vampiros despertaron de su letargo cuando los presos cobraron su venganza a tiros con un de los vigilantes de la cárcel. Poco después el que fuera amigo de Gus en el reformatorio, quiso matarle para hacerse con el control de la rebelión, pero el que acabó recibiendo un disparo fue él y no Elizalde, gracias a la ayuda de Ángel en el último momento